ROSALIA HOYOS DE RAMIREZ

1804 – 1870

Entregó su único hijo a la Patria.

Por: Amanda Gómez Gómez

Hija de D. Luis Bernardo de Hoyos y Villegas y de doña Rita Zuluaga, fue descendiente de una de las más sobresalientes familias del Oriente antioqueño, no sólo por su patriotismo sino también por sus servicios a la Iglesia y al Estado.

Doña Rosalía y sus hermanos crecieron y se formaron según las antiguas costumbres. Contrajo ella matrimonio con D. Nicolás Ramírez Pineda, hijo de D. Maximino y doña Paula.

Doña Rosalía y D. Nicolás tuvieron un hijo que fue más tarde el Comandante José Antonio Ramírez, con quien, ya viuda, esta heroica madre protagonizó un bello y patriótico acto:

Dice D. Luis Capella Toledo (según aparece en el “Cantón de Marinilla”, obra del Canónigo Ulpiano Ramírez Urrea):

“El Dr. José Manuel Restrepo, Gobernador Político de Antioquia, sorprendido con la noticia de la aproximación de Warleta, excita para la defensa el entusiasmo de los pueblos y dicta las demás providencias que exigían circunstancias tan peligrosas; y habiendo encontrado la más activa colaboración por parte de los pueblos, junta una fuerte columna para repeler la invasión española (1819). Entre los jóvenes que de distintos distritos concurrieron a Medellín, al llamamiento de la autoridad, notábase un mancebo de 15 años de edad, bello en los rasgos perfilados de su rostro, ágil, robusto, bien conformado, sobre todo el pecho, brazos y cintura, trasunto fiel de Júpiter Capitolino y como él bien capaz de luchar con los gigantes. Iba precedido de una anciana que apenas sí podía un fusil que llevaba sobre el hombro. Al verla y sobre todo al reconocer en ella a la viuda de Ramírez, que venía a pie desde Marinilla, las circundantes le hicieron paso; y sin mirarlos, atravesando por medio del inmenso concurso que obstruía las entradas de la Casa de la Gobernación, se allegó al Dr. Restrepo y le dijo: “Sr. Gobernador, aquí tiene usted a mi hijo: ármelo con este fusil”. Y así diciendo desapareció sin guardar respuesta, en la misma dirección que había traído, muriendo algún tiempo después de sola, casi miserable sin saber siquiera, como una dulce compensación, la carrera gloriosa que el Dios de las batallas deparaba a aquel fruto de sus entrañas”.

El Comandante José Antonio Ramírez nació en Marinilla el 4 de enero de 1804. Sirvió en las luchas libertadoras por espacio de 40 años y casi nueve meses. Casó en Cartagena con doña Carmen Marrugo, primero y en segundas nupcias con doña Petrona Ramírez. Murió en Santa Marta en 1870. Fue sobresaliente en los hechos en que tomó parte el “Batallón Antioquia”, el que acompañó a Córdoba en la campaña del Magdalena y de la Costa. Este batallón siguió sobre los realistas tomando las vías de Zaragoza, Nechí, Cauca y Cáceres – trayecto en el cual el Cabo Ramírez fue ascendido en los propios campos bélicos a Sargento Segundo y más tarde a Comandante y empezó a demostrar la mayor habilidad, pujanza y bravura -. Pasa a Magangué y a Mompós, en donde vuelve a reunirse con el General Maza para caer luego, con la ayuda de los “Granaderos de León”, sobre Tenerife, donde se consolida el triunfo contra los realistas. Día glorioso aquel 25 de Junio de 1820. El Comandante Ramírez luchó también en Cartagena, cuando fue sitiada por Montilla y en la gran acción naval de Maracaibo, al lado del célebre Comandante Padilla.

Parece que doña Rosalía murió en Santa Marta, el mismo año que su hijo Antonio.