ROMAN GOMEZ GOMEZ

1879 – 1951
Político Notable. Designado a la Presidencia. Líder Municipalista.
Promotor el tranvía de Oriente.

Por: Luis Duque Gómez.

Nacido en Marinilla el 20 de octubre de 1879. Román Gómez fue el político más importante que tuvo Antioquia al promediar la tercera década de la centuria. Miembro suplente de la Asamblea Nacional Constituyente y Legislativa de 1910, discutió con eminentes hombres públicos de la época las enmiendas que debían introducirse a la Carta de 1866, tildada de monárquica por los grupos de oposición al gobierno, enseña con la cual se habían lanzado a la azarosa aventura de la guerra de 1895 y, años después, a la desastrosa contenida de “los mil días”. En esta ponderada Asamblea, Román Gómez fue el vocero autorizado de los intereses regionales y sus inteligentes actuaciones se tradujeron en la inclusión, en el Acto Legislativo Nro. 3, del nuevo régimen de las Asambleas Departamentales. Consolidado en este año el movimiento político del republicanismo, cuyas orientaciones había abrazado con entusiasmo desde un principio, tomó parte activa en la escogencia del candidato a la presidencia de la nación, que culminó con la elección del Dr. Carlos E. Restrepo. Extinguido este movimiento, se ocupó con gran diligencia en la organización de las huestes conservadoras en la provincia del Oriente Antioqueño y en poco tiempo se convirtió en el adalid de los fueros y derechos municipalistas, que defendió con vigor y con espíritu patriótico en los cuerpos colegiados, una bandera que mantuvo enhiesta hasta el ocaso de su vida pública.

Nombrado en 1921 jefe del debate electoral en Antioquia, Román Gómez recorrió hasta el último rincón del Departamento, promoviendo la candidatura del General Pedro Nel Ospina, que salió triunfante después de una ardorosa lucha electoral, enfrentada a la del patricio liberal Benjamín Herrera. Habiendo sido uno de los defensores del espíritu de concordia y de entendimiento entre los partidos tradicionales desde 1910, propició la entrevista sostenida en la Capilla (Cundinamarca) entre Pedro Nel Ospina y Benjamín Herrera, en la cual, si bien no se concretó una declaración escrita, sí fluyó notablemente para que los personajes políticos contribuyeran a pagar el rescoldo de pasiones banderizas que ponían en grave peligro la paz de la nación.

Diputado a la Asamblea Departamental desde 1913 y posteriormente Representante a la Cámara y al Senado, entidades que presidió repetidamente, su gestión principal en estos cuerpos colegiados fue en favor de los Municipios. Respondiendo a estos mismos propósitos, fue el principal gestor de la empresa del Tranvía de Oriente, impulsada por la acción mancomunada de los municipios de esta región del departamento, y cuyas paralelas lograron llegar hasta Marinilla y Rionegro. Aviesos fines políticos frustraron la culminación de esta importante vía, que pretendía redimir numerosas poblaciones y darles fácil salida hasta Medellín y el río Magdalena. Su aguda visión socio-económica rinde hoy sus frutos con el establecimiento de Cornare y con la construcción de la autopista Medellín – Bogotá.

Quizás la actitud política más polémica de Román Gómez fue la alianza que hiciera con la minoría liberal del Congreso y que culminó con el pacto del mes de agosto de 1931, que buscaba aunar la voluntad de los colombianos en un momento difícil para la Nación, como fue la transición de la prolongada hegemonía conservadora y el ímpetu partidista del liberalismo que pretendía radicalizar desde un principio la acción política. Elegido el 10 de Julio de 1932 como Segundo Designado para ejercer la Presidencia de la República, soportó con entereza de ánimo la recia embestida de quienes estuvieron en desacuerdo con sus patrióticas actuaciones. El Senado presenció candentes debates, que hicieron historia en el Parlamento y que llevaron a Román Gómez, por decisión personal, a clausurar definitivamente sus actuaciones públicas, las cuales estuvieron inspiradas siempre en un espíritu de concordancia nacional y en anhelo de progreso de la provincia.

Murió en Bogotá el 8 de agosto de 1951.