RICARDO JIMENEZ JARAMILLO

1874 – 1945

Gobernador de Antioquia 1923-1926, y Parlamentario

Por: Amanda Gómez Gómez.
(De su capítulo en “Un siglo de Gobierno en Antioquia”,
publicación de la Academia Antioqueña de Historia).

Hijo del Dr. Fabián y doña Teresa, vio la luz primera en Santa Rosa el 26 de mayo de 1874. Contrajo matrimonio con doña Matilde Duque, natural de Marinilla, donde vivió Jiménez por varios años. (El Dr. Fabián era hijo del prócer Juan Nepomuceno Jiménez y doña Valeria Gómez. Doña Matilde, hija del General Obdulio Duque y por su madre, doña Matilde Jiménez, nieta del mismo Coronel Juan Nepomuceno, muerto en el combate de Cabuyal, cerca de Cali, en 1862).

Doctor en Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia. Desempeñó los siguientes cargos. Fiscal en Santo Domingo; Juez en Marinilla y Medellín, Diputado a la Asamblea Departamental, Representante y Senador de la República, Gobernador de Antioquia del 4 de enero de 1923 al 3 de noviembre de 1926.

Como Gobernante, en busca del orden y la seguridad, se preocupó mucho por el aumento de la Policía y su reorganización, como también por la construcción de cárceles en Titiribí, Sonsón y Rionegro.

(…). En materia de Educación, aparte de las obras físicas, puso especial cuidado en que se acentuara en las escuelas las enseñanzas moral y de religión para que se formasen sólidamente los niños. En 1924 empezó a funcionar el Instituto Marceliano Vélez, de mecánica. Inauguró además, la Escuela de Comercio, anexa a la Universidad de Antioquia. Poco después llegaron a la Prefectura de Urabá las Misioneras Carmelitas Descalzas (1925).

Por la misma época se abrió el Instituto de Ciegos y Sordomudos, el que puso al cuidado de D. Francisco Luis Hernández.

En lo que se respecta a las vías públicas, tuvo la satisfacción de firmar el contrato para esa titánica obra del Túnel de La Quiebra. Asimismo intervino en la Construcción de los Talleres de Bello, e impulsó la del Ferrocarril de Amagá, en busca de unir las líneas férreas de Antioquia y Caldas. Para el año 25, existía la línea del tranvía hacia El Poblado. Al año siguiente comenzaron los trabajos de la Carretera al Mar, vieja iniciativa de Marceliano Vélez y Juan de Dios Aranzazu y luego de Gonzalo Mejía.

En materia de salud se hizo una campaña para combatir el pian y la anemia tropical y llegó a pensarse en un sanatorio para tuberculosos. Se tomaron además algunas medidas sobre el consumo de bebidas alcohólicas.

Las finanzas del Departamento mejoraron en forma notable, al cumplirse las normas trazadas por el General Pedro Nel Ospina.

El Dr. Jiménez Jaramillo era de filiación conservadora. Durante su gobierno hubo de confrontar la división de su partido entre el Descentralismo o Romanismo y el Centralismo, de serias repercusiones en el Oriente y en Antioquia entera, sobre todo en Marinilla, cuna de D. Román Gómez y epicentro de su movimiento político.

(Mientras vivió aquí, el Dr. Jiménez mantuvo cátedra en el colegio femenino que dirigía la presente dama Jacinta Peláez).

Ricardo Jiménez Jaramillo murió en la Ciudad de Medellín el 23 de mayo de 1945.