RAFAEL MARIA GIRALDO ZULUAGA

1808 – 1862
Hijo esclarecido de esta ciudad. Modelo de gobernantes.

Por: Francisco Duque Betancur. (de su Historia del Departamento de Antioquia).

(Hijo de D. Ramón y doña María Ignacia, vio la luz en “El Roble” – paraje de Aldana -, hoy jurisdicción del Carmen de Viboral y antes de Marinilla, puesto que sólo en 1807 llegó ese pueblo a Parroquia y en el 14 a ser autónomo, el 24 de octubre de 1808).

De niño, en esta Ciudad le tocó respirar el ambiente de patriotismo que dominaba en ella en los momentos heroicos de la Independencia y parece que grabaron en su mente muestra imborrable, porque de tal estilo dio ejemplo vigoroso durante su lucha y sacrificio en pos de generosos ideales. Alumno del Colegio del Rosario en Bogotá (enviado por su hermano, el Padre Miguel María), obtuvo allí su grado de jurisprudencia en 1834. Regresó luego a su ciudad natal para consagrarse a la enseñanza de la juventud, a lo que hubo de comprometerse en Marinilla el día 24 de junio de 1837 como “Director y Preceptor de la Casa de Educación Pública” (Colegio de San José) y para enseñar Filosofía, Gramática y Castellano. Se abrió el Colegio en agosto de 1838. (…).

El 1o. de julio de 1851, cuando debía de entregar a regir la ley que dividía la antigua Provincia de Antioquia en tres, apoyó según sus convicciones la revolución proclama por el General Eusebio Borrero y al efecto fue nombrado por éste Gobernador de la Provincia de Medellín. Como consecuencia de la derrota pasó al Perú por diez y ocho meses, al cabo de los cuales pudo regresar a la patria mediante un indulto.

En la lucha contra el dictador Melo (1854) le correspondió la comandancia del batallón “Marinilla”. Entonces escribió “El Catolicismo”, de Bogotá: “Los antioqueños siempre leales y valientes se presentaron a la pelea y sus madres, esposas e hijas, al estrecharlos en sus brazos, le dijeron: Id y venced. Pero las de Marinilla les dijeron más: “Libertad a las señoras de Bogotá o morid en la demanda”. Era este el lema que llevaba el batallón que mandaba el Dr. Giraldo en su propia bandera”. Las damas de Bogotá correspondieron con otro hermoso pabellón por manos de la ilustre y distinguida hija de D. Camilo Torres.

Una vez reintegrada la antigua Provincia de Antioquia, el Dr. Giraldo fue elegido de nuevo como Gobernador desde el 31 de agosto de 1855, en forma provisoria y lego reelegido para el período que terminó el 31 de diciembre de 1861; en seguida continuó en el mismo cargo como primer Designado hasta el 21 de enero de 1862 (en pleno auge de la guerra que promovió Mosquera). Desde este elevado cargo el Dr. Giraldo servía sus deberes todo el día y a veces en la noche para atender mucho por su cuenta, ya que todos reconocían su actividad para los ramos de hacienda, contabilidad, caminos, institución pública, régimen político y municipal, etc.

(El Dr. y General Rafael María Giraldo Zuluaga entregó el Mando, retomó la espada y se fue al Sur).

La tercera División en el Cauca se componía de tropas antioqueñas organizadas por el Dr. Giraldo y bajo el mando del General Braulio Henao, luchador desde la época de la independencia.

Por segunda vez este General marchó al Valle del Cauca y avanzando hacia Cali fue sorprendido y hecho prisionero temporalmente por el General Payán, el 25 de marzo de 1862, en el combate de las Hojas. Otra vez libre y separadas sus fuerzas de las de D. Julio Arboleda por planes del último (Arboleda), que el primero (Henao) no compartía, pero que obedeció en asocio del General Giraldo, sufrieron estos dos el desastre de Santa Bárbara de Cartago, el día 18 de septiembre de 1862, donde pereció luchando hasta morir, conforme a su promesa, el ex-Gobernador del Estado de Antioquia.

Don Eladio Gónima, historiador de opiniones políticas contrarias a las del Dr. Giraldo, escribió acerca de este Mandatario:

“Murió con gloria y llorado hasta de sus contrarios”. Luego agregó: “Deseamos para nuestra Antioquia, muchos hombres que se le parezcan en el patriotismo y alteza de miras”.

(Cabe recordar que fue también “Administrador General de Hacienda, Diputado a la Cámara Provincial de Antioquia, en los cuales puestos brilló por su talento y cordura”, según el historiador y médico Mauricio Ramírez Gómez).