MONSEÑOR JOSE JOAQUIN RAMIREZ URREA

1873 – 1966

Vicario general arquidiocesano. Protonotario apostólico.

Por: Mauricio Ramírez Gómez. (De Mitras y Cruces de la Estirpe Marinilla).

Hijo del Coronel Teodosio y de doña Magdalena, vio la luz en Marinilla el 19 de marzo de 1873. Conviene anotar que sus contemporáneos lo han llamado Dr. José Joaquín, así como suena y así lo hemos conocido siempre, aun cuando en su partida bautismal aparece como Joaquín María de los Dolores.

En el Colegio de San José cursó los primeros estudios y de allí pasó al Seminario Conciliar de Medellín. El 24 de septiembre de 1892 el Sr. Pardo Vergara le confirió la primera tonsura; el 23 de septiembre del 93, las órdenes menores y el 22 de septiembre del 94 el subdiaconado.

A fines de junio de 1895 partió rumbo a la Ciudad Eterna, a vivir en el Colegio Pío Latino Americano y a estudiar en la Universidad Gregoriana. Recibió allí el diaconado y el 19 de diciembre de 1896 la ordenación sacerdotal, de manos de su Eminencia el Cardenal Paroschi, en la Basílica de San Juan de Letrán. Al mismo tiempo que el Presbiterado, recibió el título en Derecho Canónico, “Suma cum Laude», siendo el primer antioqueño que se doctoró en Ciencias Eclesiásticas en la Ciudad de los Papas. En diciembre de 1898 regresó a Marinilla.

A principios de 1899 fue nombrado por el Sr. Pardo Vergara Notario de la Curia Arquidiocesana y Profesor del Seminario Conciliar de Medellín. Fue allí maestro de imponentes asignaturas como Teología Dogmática y Prosodia Latina, pero sobre todo en la Cátedra de Derecho Canónico durante 50 años; puede bien decirse que todos los sacerdotes de la Arquidiócesis han sido sus alumnos.

En ese mismo año 99, fue nombrado Capellán del Monasterio y Colegio de La Enseñanza de Medellín, en el que duró hasta 1932.

En 1904, al morir el Sr. Pardo Vergara, llegó a la Vicaría Capitular el Sr. Canónigo Víctor Escobar Lalinde, quien entró a gobernar la Arquidiócesis en Sede Vacante y nombró al Dr. Ramírez Secretario del Arzobispado. Desempeñó este puesto hasta 1906, fecha en que tomó posesión como Arzobispo Monseñor Cayzedo.

En ese mismo año de 1906 fundó con su hermano el Ilustrísimo Sr. Canónigo Ulpiano Ramírez Urrea y con el Padre Emilio Botero González, después Obispo de Pasto, el Colegio de la Santa Infancia, el cual gozó de mucho prestigio en Medellín.

En 1932 fue nombrado por Monseñor Cayzedo Canónigo de la Metropolitana, para suceder al Canónigo Francisco Martín Henao, muerto el 28 de febrero de tal año. En el 35, Monseñor Salazar y Herrera lo hizo Secretario del Arzobispado y el 21 de marzo del 41 el mismo Prelado lo nombró Vicario General, para suceder al Canónigo Lubín Gómez Hoyos, muerto el 17 de dicho mes.

El 15 de Julio de 1941, la Santa Sede lo nombró Deán del Capítulo Metropolitano de Medellín.

El 4 de marzo de 1942 murió el Excmo. Señor Tiberio de Salazar y Herrera y en la tarde del día 6 el venerable Capítulo Metropolitano eligió al Dr. Ramírez Vicario Capitular. Entró entonces a gobernar la Arquidiócesis, hasta el 28 de agosto del mismo año, en que le recibió como titular el Excmo. Sr. Joaquín García Benítez. Pío XII le otorgó el título de Protonotario Apostólico.

En su “Resumen Histórico de la Arquidiócesis», el Pbro. Jesús Mejía Escobar informa que Monseñor García lo nombró en el mes de septiembre siguiente como Vicario General. Estuvo en este altísimo cargo hasta el 19 de noviembre de 1966, cuando en Medellín entregó su espíritu al Señor. Fue sepultado en el Camposanto de Marinilla, de acuerdo con su voluntad.