LINO DE J. ACEBEDO GOMEZ

1864- 1918 Educador del Colegio Congresista

Por Mauricio Ramírez Gómez.

(De su historia del Colegio de San José)

Nació en el Carmen de Viboral el 1864, pero vivió toda su vida en Marinilla. Hizo sus estudios de literatura en el Colegio de San José, de esta ciudad, con su padre, el ilustre pedagogo, orgullo del Magisterio Colombiano, D. Lino de Jesús Acebedo Zuluaga.

Después de los Hermanos Cristianos, se encargó de la dirección de dicho Colegio, en el año 1900.

Hombre de severa disciplina mental, logró notable versación en distintas ramas del saber humano. Dedicó toda su vida a la educación de la juventud. La Religión, la Patria, la educación, fueron las metas de su Rectorado en el Colegio de San José. Muchos de sus discípulos dieron lustre a la República.

En 1906, volvió D. Lino a regentar su Colegio y por los años 1907 y 1908 estuvo acompañado por colaboradores de la talla de los Dres. Eleuterio Serna y Jesús Antonio Hoyos. Este último dijo D. Lino: “Cuántos recuerdos de esos años tan noblemente vividos. Don Lino, siempre bueno y generoso, tenía para nosotros afectos y cuidados de padre. Nos poyaba y secundaba en todas nuestras iniciativas. Puedo decir que entre un centenar de alumnos, no hubo entonces un verdadero mal estudiante”.

Regentó asimismo el Colegio por los años de 1912.

En 1914, asistió al Congreso como Representante a la Cámara y entonces luchó a fin de que el Gobierno Nacional facultara el Colegio San José para expedir diplomas de Bachiller en Filosofía y Letras, lo que se obtuvo mediante el Decreto Ejecutivo No. 56 del 17 de diciembre de 1914, del Ministerio de Instrucción Pública. La solicitud fue hecha por el Rector de aquel entonces, Pbro. Emilio Botero González y por la Junta del Colegio.

Don Lino desempeñó los siguientes cargos:

Director de la Escuela Anexa de la Normal de Varones de Medellín; Pasante, vicerrector y rector, sucesivamente del Colegio de San José de Marinilla, durante más de 18 años; profesor de la Escuela Normal de Varones, lo mismo que de algunos colegios de señoritas en Medellín y en Marinilla; Rector del Colegio de Andes; Fiscal del Circuito en Medellín; Juez del Circuito en Marinilla; Prefecto de la Provincia de Oriente; Subsecretario de Gobierno del Dpto.; Diputado a la Asamblea de Antioquia en varios periodos, Representante a la Cámara; Fiscal del Tribunal Superior de Medellín, hasta su fallecimiento.

Murió en Marinilla, de modo repentino, el 24 de diciembre de 1918 en día de fiesta, porque se inauguraba por primera vez la luz eléctrica en la ciudad. Don Lino debía llevar entonces la palabra y Dios quiso llevárselo a él.