LAUREANO GARCIA ROJAS

1866 – 1930
Valiente y generoso en la batalla

García Rojas Laureano

Por: José Solís Moncada (Apartes)

Nació en Marinilla el 2 de febrero de 1866, en el hogar de D. Laureano y doña Ana María.

Pasó parte de su juventud en la población de santa Bárbara, donde fue Alcalde varias veces.

Contaba sólo 19 años cuando hizo las primeras armas en la revolución de 1885. Desempeñaba el oficio de Alcalde de Puerto Berrío cuando estalló esa guerra y ya con el grado de Teniente Coronel, a órdenes del General Rafael Reyes, estuvo en el combate de Enciso. Entonces fue elevado a Coronel.

Cuando empezó la Guerra de los Mil días, como Jefe del Batallón “Vencedor” salió de Medellín en dirección a Santander y en el histórico campo de Lajas defendió el puente sobre el río Peralonso; pero ya herido e inhabilitado para la lucha, presenció el paso del general Rafael Uribe Uribe, quien allí de vencido pasó a vencedor.

Por motivo de la herida, el General García fue destinado a Antioquia, donde dirigió la Campaña del Oeste. Más tarde estuvo como Jefe de Operaciones en los Departamentos de Bolívar y Magdalena y combatió en Pivijay, Calamar y Soplaviento. En esta memorable campaña fue cuando el General Uribe Uribe se valió de la caballerosidad de este antioqueño para que le hiciera llegar a su señora una carta y algunos dineros. El General García no sólo aceptó gustosamente la comisión, sino que lo invitó a pasar a su barco para departir amistosamente, lo que Uribe hizo. Se dieron el brazo de despedida y al día siguiente era vencido el General Uribe, en el Combate de Magangué, por su amigo de la noche anterior.

En 1876 intervino asimismo en el Combate de Garrapatas, bajo el mando del General Obdulio Duque.

El General García Rojas desempeñó puestos de importancia, como el de Comandante de la Gendarmería de Antioquia; Instructor de la Nacional; comandante de los regimientos “Girardot” y “Córdoba” y de las Brigadas de Medellín y Cartagena. Además, perfecto del Centro. De la costa pasó como jefe de División a Panamá, donde dio muestras de valor, especialmente en la jornada de Portobelo. Con justicia, pues, el Senado de la República le concedió el grado de General de División.

Murió a los 64 años, en Medellín, el 25 de febrero de 1930. Hasta aquí, Solís Moncada.

El Coronel Avelino Fajardo, recuerda que con él estuvo en la frontera oriental hacia 1912 y que ambos fueron “actores en la creación y fundación de las comisarías Especiales, obra cumbre de Carlos E. Restrepo y Pedro María Carreño”. El General García Rojas era jefe de Policía de Arauca y se hizo “Nombrar Guarda para trazar y dar fisonomía a la plaza que antes era “manga” de los ganados libres y salvajes”. (En “Tradiciones pamperas – Las cinco leyes de Páez”- Repert. Histórico, Nro. 139 – 1937).