JOSE MARIA GIRALDO RAMIREZ

1862 – 1900
Héroe de Palonegro.

Giraldo Ramírez José María

Por: Berta y Rebeca Gómez Giraldo.

Nació en Marinilla el 12 de julio de 1862. Hijo del destacado jurisconsulto José María Giraldo y Vargas y de doña Maria Josefa Ramírez Vargas.

Sus primeros estudios los hizo, los mismo que los secundarios, en los planteles educativos de su ciudad natal.

Se casó con la señora María de Jesús Salazar Duque.

Nombrado como Fiscal en la ciudad de Jericó, allí se radicó con su familia para ejercer el cargo con la autoridad, responsabilidad y justicia propias de su personalidad recia y ejecutiva.

En octubre de 1899 estalló la guerra civil que fue tomando fuerza en todo el territorio colombiano. Fue la tristemente célebre “Guerra de los Mil Días” que tantas vidas destruyó y desastres trajo a la joven República. La más larga y cruenta de las hecatombes que haya sufrido este período de la historia colombiana.

El valor de los marinillos en las luchas patrias fue siempre tradicional. Las trompetas de la gesta libertadora resonaron siempre con voz obligante de seguimiento incondicional para los marinillos. Así lo comentaba una dama de aquel entonces: “No hay mayor desgracia en tiempos de guerra que estar casada con un marinillo. Los anhelos de libertad son siempre para ellos más fuertes que los deberes del hogar; la Patria por encima de otra consideración”.

Lo anterior explica la determinación del joven José María Giraldo en los albores de su vida, con unos hijos (cinco) de pocos años y cuando se vislumbraba para él una carrera de éxitos y realizaciones. La Patria en peligro despertó su valor y fue entonces cuando tomó la dirección del grupo militar del Suroeste que Antioquia enviaba al Departamento de Santander como refuerzo para la lucha civil que en todo territorio se liberaba.

 Después de un largo y penoso viaje, llegó el contingente a la Ciudad de Bucaramanga el 14 de mayo de 1899. El General Enrique Arboleda, Jefe del Estado Mayor e hijo del gran poeta Julio, saludó con encendida arenga a los soldados antioqueños. Con el título de Coronel entró a decidir la Batalla de Palonegro, que duró catorce días con sus noches sin cesar el fuego, el joven Giraldo Ramírez. “Con la espada en la mano derecha y con su izquierda dirigiendo el coronel que cabalgaba lo vimos en Lebrija el 25 de mayo de 1990, impávido y siempre valeroso avanzar a la cabeza del Batallón Girardot que comandaba, sobres las posiciones casi inexpugnables que ocupaba la revolución. Su ejemplo de severa intrepidez y de invencible arrojo levantó el ánimo de sus soldados, encendió el coraje de su alma e hizo de ellos una avalancha que el enemigo no pudo resistir”. Cayó herido de muerte y en tal situación creyó antipatriótico aceptar los cuidados que quisieron prodigarle. Sólo le interesaba el triunfo final que ya vislumbraba. Y continuó en la lucha. El fervor de sus soldados y el fragor del combate opacaron la gravedad de sus heridas. Murió al día siguiente, 26 de mayo de 1900, día del triunfo que no alcanzó a celebrar. Su arrojo y bravura le valieron el título de General que le fue otorgado en el orden del día. Su corazón valiente había sido templado con las enseñanzas y ejemplos de una progenie de patriotas.

Cerca de 30.000 hombres combatieron en la Batalla de Palonegro. La guerra civil costó la vida a más de 100.000 hombres.

Los tratados de paz sólo se firmaron el 21 de noviembre de 1902.

El Gobernador de Antioquia declaró restablecido el orden el 1o. de Junio de 1903.

El Cadáver del General Giraldo Ramírez fue sepultado en la Ciudad de los Parques. El cabildo de aquella ciudad le rindió honores y dispuso la colocación de su retrato en la sala de sesiones, con esta leyenda: “El Concejo Municipal de Bucaramanga al Héroe de Palonegro, General José María Giraldo Ramírez”.