FELIPE RAMIREZ URREA

1878 — 1930

Médico. Parlamentario distinguido. Rector del Colegio.

Por: Mauricio Ramírez Gómez. (De su Historia del Colegio de San José).

Hijo del Coronel Teodosio y de doña Magdalena, vio la luz en esta ciudad el 14 de febrero de 1878.

Estudió primeras letras en la escuela pública de su tierra natal y segunda enseñanza en el Colegio de San José, regido entonces por los Hermanos Cristianos.

De Marinilla pasó al Seminario Conciliar de Medellín y después a Bogotá, donde con gran lucimiento optó al título de Doctor en Medicina y Cirugía, en la Universidad Nacional, el 20 de noviembre de 1903.

Vuelto a Antioquia ejerció su noble profesión en Marinilla y en todo el Oriente Antioqueño, así como por algún tiempo en Santo Domingo y Jericó. En todos ellos fue un gran apóstol de la caridad.

De vasta ilustración y de gran patriotismo, fue un jefe en toda la extensión de la palabra. Político de amplia visión y parlamentario de alto vuelo, en los anales legislativos de la República se destaca la brillantez de sus actuaciones. En la Asamblea Departamental, en la Cámara de Representantes y en el Senado de la República, dejó oír su voz siempre en beneficio de la Patria.

Por espacio de más de 27 años consecutivos el Colegio de San José de Marinilla contó con él como catedrático muy connotado en las áreas de Física, Química e Historia Natural. Aún recuerdan sus alumnos, a más de su sapiencia, la estricta puntualidad en sus horarios.

Rector del mismo Colegio en 1933, su paso por la Dirección, aunque corto, fue benéfico en grado sumo para el establecimiento, al que imprimió el destello de su seriedad, de su actividad y de su hombría.

Espíritu cívico, luchó siempre con denuedo y constancia por el adelanto de su tierra natal y por el perfeccionamiento de ella, a la que amó con todas las veras de su alma grande y noble.

Casó en esta Ciudad con doña Cruzana Gómez Moreno, como él, de la vieja estirpe Marinilla.

Rodeado del respeto y del cariño de todos, vivió con nosotros aquí hasta el día 24 de octubre de 1930, en que repentinamente se fue de este mundo, después de haber servido intensamente a sus contemporáneos, a la Patria y a la humanidad.