EUGENIO GOMEZ GOMEZ

1895 – 1986

Por: Bertha y Rebeca Gómez Giraldo

Hijo de Fulgencio Gómez Gómez y María Jesús Gómez Ossa. Hogar ejemplar que legó a sus hijos valores bien ponderados que brillaron luego en las vidas de sus descendientes. Eugenio fue el hijo menor y nació en la Ciudad de Marinilla en octubre de 1895. Cursó sus estudios primarios en la Escuela Urbana de la Ciudad y algunos de bachillerato en el Colegio de San José que ya se levantaba en el panorama nacional como uno de los mejores centros educacionales. Terminó el bachillerato en el Liceo de la Universidad de Antioquia y sus estudios profesionales en la Escuela Nacional de Minas, donde en 1918 optó al título de Ingeniero Civil, especializado en Economía y Minas.

Durante seis años ocupó el cargo de Interventor del Ferrocarril de Antioquia Superintendente del mismo. Gerente del Ferrocarril de Puerto Wilches, el cual ayudó a trazar. En esta línea férrea existe una estación llamada “La Gómez” como reconocimiento a su labor.

Fue miembro directivo de la Caja Agraria. Consultor de la Asamblea Departamental de Antioquia para la venta de su Ferrocarril a la Nación.

En 1928 se estableció en Bogotá para dedicarse a sus empresas ganaderas, agrícolas y automotoras, en las cuales obtuvo éxitos técnicos de especial trascendencia y que repercutieron en la vida económica del país.

En 1953 fue Diputado a la Asamblea Nacional Constituyente en representación de la Sociedad de Agricultores de Colombia. Asistió a la Cámara de Representantes por el Conservatismo; fue miembro del Senado de la República y su presidente por varios años. Tesorero nacional del partido Conservador y miembro del Directorio del mismo en repetidas ocasiones.

Casado con doña Teresa Ramírez Jaramillo, persona vinculada siempre a las instituciones benéficas de Marinilla, las cuales conocen de su colaboración generosa y permanente.

El Dr. Eugenio fue hombre de extraordinarias condiciones intelectuales. Poseía una vastísima cultura y un profundo conocimiento de los problemas económicos y políticos del país. Su extraordinario donde de gentes le granjeó la amistad no sólo de las de su tierra, para quienes su memoria es especialmente grata, sino también de todos los que tuvieron la suerte de frecuentarlo como amigo y consejero.

Ayudó con generosidad y prontitud a las obras benéficas y de desarrollo de su tierra natal.

Político avezado, honesto, caballero sin tacha que supo moverse siempre con altura en el círculo social en al cual se desenvolvió con brillantez propia de un ancestro que amó y respetó hasta su muerte, acaecida el 12 de marzo de 1986 en la Ciudad de Bogotá.

Su partido lo condecoró con la medalla “Honor al Mérito Conservador”. Recibió también la medalla “Al mérito Agrícola”, de la Sociedad de Agricultores de Colombia. La “Orden del Centauro”, de la misma, en 1957. Marinilla le otorgó la condecoración “De la Ciudad de Marinilla a su Ilustre Benefactor”.