DEMETRIO VIANA GOMEZ

1827 – 1898

Notable hombre de Marinilla, militar, escritor y filósofo.

Por: Alfonso García Isaza.
(De sus apuntes para la Historia del Colegio de San José).

«El Gran Demetrio», como lo llamó Antonio José Restrepo, “»El hijo más notable de Marinilla», según Julían Restrepo Hernández, nació en esta Ciudad el 12 de diciembre de 1827. Fueron sus padres D. José Antonio y doña Marta. En su niñez trabajó en los campos y en su mocedad fue joyero. Estuvo en el Colegio de San José cuando lo dirigía el Dr. Rafael María Giraldo, cuñado suyo. Pero la guerra de 1840 le truncó por entonces los estudios y en ella fue un “buen Tambor”. Estuvo en las jornadas guerreras que antecedieron a la de «Garrapatas», donde murió su hijo Emilio. A su memoria Viana consagró el conocido folleto “Noche de Angustias», donde destiló la amargura de su herido corazón paternal.

Como escritor colaboró en diversos periódicos: en “Nuestra Opinión», fue redactor; en “El Estado», en “El Occidente» y en “La Restauración”, en el período de 1855 al 60, escribió numerosos artículos; “El Cóndor» y “El Album» ilustraron sus columnas con la prosa de Viana; eran estos últimos de los mejores semanarios literarios del país. “El Oasis», notable periódico, guarda bellísimos artículos filosóficos sobre las pasiones, escritos con tanta maestría que el distinguido profesor de lógica Julián Restrepo Hernández lo consideraba por ello verdadero filósofo.

Tocóle desempeñar encargos delicados como el de ser integrante de la Comisión Oficial ante el Gobierno Nacional para que no interviniese con la fuerza federal en el sostenimiento del Gobierno Caucano de César Conto. Le tocó sancionar, como Contador de la Provincia, la Constitución de Antioquia en 1865; cooperó en la organización política de nuestro Departamento, después del 64; en la Legislatura Constituyente fue autor de un sabio proyecto sobre fundación de Bancos. Desempeñó la Secretaría de Hacienda, bajo la Gobernación de su cuñado el Dr. Giraldo: organizó la Oficina General de Cuentas en tiempos del Gran Berrío y formó el Reglamento de Contabilidad Municipal en el 72. En la Cámara de Representantes, no obstante pertenecer a la minoría, fue elegido presidente.

En Bogotá desempeñó la Secretaría de Estado. Posteriormente, por calumnias y desengaños, se auto—expatrió a Guatemala, donde fue Gerente del Banco Nacional.

En el Hospital de Panamá exhaló su último suspiro este grande hombre, el 3 de junio de 1898.

Llegó a ocupar tan altas posiciones y a ser una persona tan eximia, por su voluntad y auto—educación, pues de estudios académicos tuvo apenas los que cursó en el Colegio de San José.