ALFONSO GIRALDO ZULUAGA

—- – 1945
Funcionario ejemplar

Por: Alfonso García Isaza

Nacido a principios del presente siglo. Murió aún joven en 1945 cuando Marinilla aguardaba de él mayores éxitos como lo anunciaban su inteligencia y su carácter en el ejercicio de sus funciones ciudadanas y de sus amplios conocimientos en la administración pública y en la rama de la contaduría.

Hogar el de sus padres ilustre por la sangre de patricios y héroes y haber procesado una descendencia benemérita en la que se contaron, además de Alfonso, un notable jesuita, el padre Gabriel y un médico y político muy apreciado, el doctor Jesús Antonio, quienes heredaron las virtudes de sus progenitores don Julio y doña María Jesús.

Fue alumno de nuestro colegio San José en el brillante rectorado de monseñor Benjamín Urrea. Dedicose luego al servicio público en el gobierno de Antioquia, en la tesorería municipal de la ciudad de cuyo concejo municipal fue miembro muy conspicuo por su versación y civismo. En el sector privado asimismo se distinguió por su eficiencia y lealtad. Al morir siendo contador de la Empresa Siderúrgica de Medellín, el cargo que en ella desempeñaba hubo de ser diversificado para ser ejercido por varios funcionarios.

De clara y abierta inteligencia la cultivó con esmero pues fue gran lector de obras históricas y literarias.

Contrajo matrimonio con doña Isabel Pineda, ejemplar institutora y virtuosa dama de la sociedad, quien le dio varios hijos entre los cuales hay distinguidos abogados y médicos.